sábado, 17 de marzo de 2018

Yo recogeré tu corazón del suelo
y exprimiré la sangre sobre el río.
Y cuando ya, seco como como un escarabajo muerto,
pueda enterrarlo en la raíz del suelo
resurgirá tu grito del abismo.

Se agrietará toda la tierra,
desde los lagos hasta el fuego,
vendrán los hombres tras tu voz
llamados por la justicia y la desesperanza.

Entonces despertarán los muertos
sin corazón, sin lengua, ya sin huesos
avanzarán sobre la tierra buscando
un lenguaje desnudo de improperios
y embellecido en ideal, libertarán los suelos.

Pero tu grito no se detendrá en el viento,
porque buscando el hábito del quiebre
tomará más alto el vuelo.
Escalará las viejas escaleras,
hará nido en el extremo de las secuoyas
y sus orillas se oirán en los confines del mundo.


Publicar un comentario