viernes, 9 de marzo de 2018

"El 8 de julio de 2011 Ezequiel Agrest, de 26 años, fue asesinado durante
un asalto en el barrio de Caballito a la luz del día. En pleno juicio
por el crimen, un periodista le preguntó a Diana Cohen Agrest, madre de
Ezequiel: «¿Por qué pide la prisión perpetua
para el asesino? ». Su respuesta condensó una razón tan elocuente como
irrebatible: «Porque perpetua será la ausencia de mi hijo»."


Ausencia Perpetua. Inseguridad y trampas de la (in)justicia. (Diana Cohen Agrest, 2013)


Mañana estará muerto. Y los días siguientes.
Y el resto de mis días 
se habrá ido para siempre.
Será mi soledad de su silencio,
la oscuridad y el frío los bordes de su imagen, 
habrá espacios vacíos de su cuerpo 
y costumbres sin brillo, abandonadas.

Los hilos de su vida en mis hilares penden 
cortados en el tallo. Nade queda de mi 
tras esta ausencia. Se diluye el día que recordábamos.
Me pertenece a mi buscar detalles 
que conserven aromas, que conserven 
mi vida alrededor de sus presencias. 
Soy como el agua sin pretensión de lluvia 
que no veré llover por la ventana.
Nadie vendrá. Para justificarme. 
Quedo sola en la luz de sus mañanas. 

Que feroz es la muerte de los otros 
cuando toma mis días en su oficio. 
Tocó en él la carne, y en mí el alma. 


Publicar un comentario