miércoles, 7 de marzo de 2018

De ti me han dicho ayer
nuevamente tu nombre. Lo olvidaba
y un mensajero oscuro te pronunció.

Cuantos días se sucedieron ya,
que extraño tiempo ha sido este
que fuera mío, tuyo, nuestro.

Hoy no me quieres más. Que triste ha sido
este largo camino hasta tu olvido.
Y es un alivio, no hay que negar lo verdadero,
que ya no puedas verme como entonces.
Me quisiste, te quise, nos quisimos
en otro tiempo ya, que ha quedado extinto.

Si lo esperábamos de distinta forma
no fuimos tan pacientes en que crezca.
Pareciera que soy el único recuerdo que me queda.

Es que se extingue ya; me asaltaba la duda:
¿Cuándo fue que nos quisimos tanto?
Esta dulce costumbre del olvido me ha llevado consigo.


Publicar un comentario