domingo, 11 de marzo de 2018

¿Nunca descansará tu ala su chirrido?
¿Nunca se va de tu lomo el grito?
Nadie te escucha, ni siquiera yo.
Es tan de noche
que ya parece un día perdido.
No hay Luna, todos duermen,
hasta a la eternidad le ha dado sueño.

Este mensaje tuyo que no ha tenido dueño
molesta ya, aburre, tiene filos
que arañan mi silencio. Pequeño entrometido
vete a cazar las gotas del rocío
que ha sido medianoche hace dos horas
y tus alas anuncian dolores escondidos.
Vete a beber en una hoja dulzuras,
por media hora a solas.


Publicar un comentario