Cuando hablen de mi aquellos que me ignoran,
entonces seré eterno.
Porque ya no tendré fechas ni nombres ni materia
y estaré como muerto.
Como inexistido.

Habrá un día en que alguien
repetirá conmigo, sin que yo lo presencie,
las palabras que he dicho.
Preguntará y seré la respuesta.

Existirá quien herede mi nombre y mis mínimos gestos.
Quien dibuje dragones como solía hacerlo.
Habrá alguien que lleve mi anillo en algún dedo.
Y entonces me habré difuminado,
como si fuesen nuevos los gestos que he estrenado.


No hay comentarios: