domingo, 17 de mayo de 2015

Resistencia se vuelve amarilla y brillante
cuando todas las hojas estallan y se quiebran.

No es en los callejones lustrosos de la moda
ni en las estatuas mal colocadas
que siempre vuelven a decirnos
"algo representábamos".

Resistencia aparece en hojas amarillas
cuando mayo recuerda que ha vuelto a nuestros días.
Resistencia es hermosa en la noche
si los árboles repiten rituales ambarinos.

Sabemos que el otoño se aposentó en nosotros
cuando los fresnos se tornan amarillos
y sus hojas deliran en espirales y curvas decadentes.
Ancestral costumbre de morirse,
de disolver el sol en hojas muertas.

El otoño es el tiempo de las hojas crujientes.

Cuando el sol se cansó de los largos veranos
y los árboles copian su feroz dictadura
en estas suaves hojas moribundas.


Publicar un comentario