lunes, 26 de septiembre de 2016

Dispárenme en la frente, mariposas de sangre
me brotará la boca como un manantial oscuro.
Todo se irá; mi sangre, la palabra brusca,
el recuerdo y la luz hechos un charco
sobre la sed antigua de la tierra.

Morir violenta y de repente perdiéndose
en una cinta roja e silencio;
y estar sobre la piedra sin saberlo.
Todo no está. Ya todo se se me ha ido.


Publicar un comentario