lunes, 26 de septiembre de 2016

Agnes Waterhouse
Ejecutada en Inglaterra en 1566 
acusada de brujería, daño y asesinato. 
Su confesión probó que había tramado sus fechorías
en compañía de su gato Satanás.

- Dame una gota de sangre, 
y del mundo quitaré las flores.

- No señor. ¿Que diría mi madre?
Si extinguiese las flores me convertiría 
para servir al diablo de tu tronco 
y perdería mi alma en la impudicia.

- Dame una gota de sangre 
y tornaré de piedra los amaneceres.

- ¿Loca estaré que me susurra el gato?
Oigo su voz girando en mi cabeza, 
y una fuente de mala agua vierte 
sobre mi pálida cabellera suelta.

- Dame una gota de sangre 
y la luz de las ovejas se volverá vileza.

- Solo una gota de sangre de mi palma 
para tu eternidad de desamparo 
y en el engaño que se revela claro 
mi tersa risa se curvara en mi frente.

- Dame una gota de sangre 
y a tu madre continuarás en obra.

- Donde ha dormido el mal su huella queda.
Mira tus ojos en el bruñido espejo 
de mi oración que busco en el retiro. 
Se que me mientes, ayer y hoy lo has hecho.

- Dame una gota de sangre. Nada más quiero
que una gota en la lengua.

- Loca ya estoy, veo sonreír la Luna 
sobre el agua que teje la desdicha 
y me refleja en evasión furtiva 
como quien busca alegrías perdidas.

- Una gota debías. No pagaste
el precio de la Luna y mi sonrisa.
He de vengarme. Vendré a buscarte
con plagas e infortunios en tus cuitas.

- El estaba en todos mis penumbras. 
Se relamía cuando levantaba mis manos de la sal; 
y ahora en el dolor lo veo como una gota 
de sangre pura y plata repujada. 

Me pide sangre sobre la palabra 
y una larga lengua tenebrosa sale de su boca.
¿Pueden verlo? Yo todavía puedo 
como una desesperación sobre la piedra.
Toca mi corazón más suavemente.
¡Salvenme de esta gloria derretida!
He sido yo la que estaba en el aire 
y dentro de la carne rompí una llaga 
como una gran sonrisa de tristeza.
He sido yo, desde la miseria.
He sido yo, como una calabaza 
que crece silenciosa en el veneno.
He sido yo y ustedes lo sabían.
He sido yo y ahora ya lo saben.


Publicar un comentario