sábado, 30 de junio de 2018

Ambiciono la paz del perro cuando duerme
porque encontró una esquina bajo el viento
que lo refugie hoy de sus mañanas
o le alivie la sed de sus ayeres.

Todo sucederá, está previsto
que este invierno vendrá como un suspiro
y dejará en la calle su piel de hojas amarillas.

Pero la paz de hoy, dice el perro dormido,
vale más que el chillido de los días venideros.


No hay comentarios:

La casa es grande y blanca, y fría sin tu voz. A veces me parece que estas y que te escucho detrás de las paredes o encerrado en el bañ...