viernes, 8 de junio de 2018

Te quedaste dormido
en un rincón de España
se ha quedado tu cuerpo
haciéndose terruño.
Cultivarán los campos
y se alzará tu polvo.
Caerás sobre los techos
de los viejos pueblitos.
Te llevará la lluvia
sobre su ancho hombro.

Y tu cuerpo, tu extravío
retornará a las calles
para hallarte despierto
escrito en las paredes,
guardando los recuerdos
en la serena estampa
de tus fotografías.
Para volver ha unirte
tu polvoroso cuerpo
a tu voz centenaria
que en la fe y la palabra
de la humana garganta
no pudieron matarla.


Publicar un comentario