viernes, 21 de abril de 2017

Hablemos. Se puede hablar de cualquier cosa.
Yo escucho. Sentado en la penumbra
puedo escucharlo todo. Siempre escucho
el rasguido de los gatos en el vientre de la madre,
el universo carmesí dentro de la sandía cuando ensancha
y arrastra tras de sí la verde procesión del tallo.
El mundo es un sonido perpétuo. Yo escucho
de noche, ya en el borde del sueño, las esferas.
O un grillo que se durmió sobre sus hilos.


No hay comentarios:

Te aburre el verano, y duele tanto tanto  crecer y hacerse hojas,  huir del frío y el viento,  ahuyentar el silencio de las trepadoras.  Rec...