Los que te habrían negado te sepultan
y te habrían apartado los que lloran.

¿Como saber que no te habrían odiado
los que echan flores a tu silencio augusto?

Eres de ti mismo una sombra
y solo parte de lo que habrías sido.
Y aun así te alaban y glorían
los que de ser entero te partían.