miércoles, 28 de mayo de 2014

Esta bien, seré paciente.
Hoy no abriré la boca.
Me callare las cosas que imagino.
No diré que veo un mundo crucificado,
con llagas que recubren los caminos.
Escribiré anónimo y silencio.
Diré solo en azul, en gris y en negro.
Seré casi una sombra, un aleteo.
La hoja del otoño que no percibe
ni tan siquiera el aire que sustenta su caída.

Y sentado en la cima, escribiré canciones
para que no las canten las voces no nacidas.

Que vano que será ser como yo,
y que vacío.
Espero solamente que no sea eterno.

Hay tanto que decir y tantos versos.

No hay comentarios:

La casa es grande y blanca, y fría sin tu voz. A veces me parece que estas y que te escucho detrás de las paredes o encerrado en el bañ...