lunes, 6 de octubre de 2014

Si te vas se me curva el alma en duelo
y dejo que corran las veredas,
quebrándose debajo de mis pies
y tengo azules los labios por el frío.

Si te vas me quedo con el vacío del silencio
mientras camino firme a pesar del viento
hacia ninguna parte, ciudad fundida en cemento.

Si te vas te sigo en las veredas como un perro
que trota fantasmal dentro del viento
y llego hasta tus pies para llorar
con las lágrimas mínimas de las salpicaduras.


No hay comentarios:

La casa es grande y blanca, y fría sin tu voz. A veces me parece que estas y que te escucho detrás de las paredes o encerrado en el bañ...