miércoles, 29 de octubre de 2014

Ignoraré a los otros, los demás,
para que sus gestos
no me arruinen tu imagen,
para que sus pasos torcidos
no me arruinen tu espalda
poderosa, elegante.

Ignoraré a los otros, los demás,
cada vez que te alejes
para que sus rostros vulgares
no me manchen tu gesto
despectivo y hermoso.


No hay comentarios:

La casa es grande y blanca, y fría sin tu voz. A veces me parece que estas y que te escucho detrás de las paredes o encerrado en el bañ...