domingo, 20 de agosto de 2017

Yo no te miento, Josi. La recuerdo
blanca y fría sobre la mesa, muerta 
cuando alzó la mañana de su mano 
no llegó a ver la noche entrando por la puerta. 

Mi madre se murió en un solo día 
que no se apaga todavía. 
Hoy ya no veo los rostros de mis hijas, 
pero su muerte blanca sobre la mesa 
se ha quedado grabada en la tristeza. 

Un solo día empezó con la mañana 
cuando ella salió oscura y fría 
hacia la luz del sol que la tomó imprevista 
para seguirla en los rituales diarios. 
Este mismo sol en esa tarde seca
recorrió ausente el trozo de cielo 
y antes de caerse estiró una mano 
que tocó el corazón de la mujer. 

Un solo día bastó para dejarla fría 
como una sombra más entre las sombras 
que vinieron a verla demoradas. 
Antes de hacerse noche se había ido 
y ni la propia noche lo esperaba. 
Vino a la puerta con la voz en alto 
y quedó muda por el blanco espanto. 
Sobre la mesa mi madre velaba 
su propia muerte inesperada. 

Sobre la mesa mi madre pálida 
es una sombra más de la añoranza. 
Yo la recuerdo ahora, puedo verla; 
y se parece a un sueño en la mañana.


Publicar un comentario