Si la vida es sueño puedo volar entonces,
y cultivar arroz y girasoles en surcos de cemento.
Puedo correr sobre los automóviles,
atravesando el aire con el viento
y fumigar de azul a los aviones
para que no perturben a las nubes o los sueños.

Tengo dedos de plumas para pintar de verde la floresta,
y verde lagartija en las orejas
y cortezas ancianas en las piernas.
Soy ahora el árbol que sostiene el mundo
y luego el topo gris que lo socava.
Vuelo en aliento, polvo de unicornio,
cruzo los charcos en arcoiris monocromos.

Si la vida es sueño llueven rocas negras,
y brillan los colmillos de las fieras
cuando se asoman, penumbras entre piedras.

Una linea de peces hace fila,
una banda de luces grita agudo,
un sutil cangrejo violinista
engancha la tristeza en sus agujas.

Que noche es esta, tan maravillosa.
Aunque afuera ya comienzan los gorriones..