jueves, 27 de julio de 2017

"-Lo venimos a felicitar por ser diputado.
-Ah, bueno... Vamos a esperar un rato..."

Aurelio Díaz a sus vecinos.
Noche del 23/07/2017

Aurelio escucha el viento que se tiñe de azul, de verde, blanco, negro,
Pero que adentro el sabe que siempre ha sido rojo.

Este viejo tenaz y redimido que hoy llaman el diputado obrero,
como un titulo de inmerecida fama repentina,
se ha ofrecido a barrer las veredas del partido.

Su bicicleta oscura es una rodilla ciudadana,
un hueso de la calle que tomara propósito.
Lleva sus viejos ojos luminosos
a los espacios perdidos de la tierra
donde no llega el hambre de los votos
y vive siempre el hambre de la tierra.

Aurelio, socialista, obrero, hace esqueleto
para volcar cemento y la escalera
se erguirá de su andamio como un grito
que desde siempre se escuchara.

Nadie lo nombra en títulos,
"abogado", "doctor", "caballo de marfil",
voz de trueno y glosa de oro.
Este viejo empecinado lleva
carteles en las manos, cicatrices,
algún recuerdo amargo de horas oscuras propias.
Vienen todas las cámaras y luces
para cubrirlo con su iridiscencia
pero él las apaga cuando habla.
Es el viejo que llama compañeros
a todos los hombres de la tierra.
Pareciera una burla en el gobierno
de los hombres azules.
Ellos hablan de luz como una cifra:
"Ha aumentado el producto.",
"Somos, de ayer, más altos todavía."
"Solo nos falta un metro para el cielo."

Aurelio, oscuro como el fuego convencido,
roe la dura paciencia de los pueblos
y nombra a las ciudades, "barriadas",
a la necesidad, "desnutrición",
al pueblo, "trabajador y obrero".

¿Cuanto vale este alivio de verte viejo?
He visto los salones en silencio
donde se ufana el espíritu ordenado
que se almacena a si mismo interminablemente.
Se resguarda con interminables líneas y celdillas
y un lenguaje de círculos ocultos.
Son molestos y sucios, pegajosos
de humo, rumor, polvo sin luz.

Nadie te nombra en títulos,
nadie abandona tu nombre.
Es como si hubiese viento y fuese bueno,
no lleva en sí la gloria ajena.
Cada uno te llama Aurelio.



Publicar un comentario