viernes, 16 de diciembre de 2016

Mira como suspiran los árboles de noche,
cuando se apaga el sol y las nubes se fugan.
Suspiran cuando duermen.

Y están solos, dormidos y angustiados.
Se revela en la noche que los árboles tiemblan,
nerviosos cuando duermen.

Ha de doler adentro de sus ramas
el cemento que crece sobre sus raíces
y les carcome el agua,
el aire y la paciencia.


Publicar un comentario