Tortuga..
El agua te había dado su corazón de barro,
su virtud de paciencia.
El agua te había hecho para ella
y no podía dejarte que vagaras
allá donde la tierra pudiese triturarte.
Tortuga, este mundo te había sido vedado
y tu paso se puso donde no podías ser.
El agua te había hecho para su vanidad.
Tu coraza, a la tierra, es un tonto disfraz.
El agua te había hecho para que conocieras
sus riachuelos secretos,
sus venas más profundas.
Para que le dijeras que era bella.

Cruel es el destino de los aventureros.
Afuera siempre el mundo tiene dientes de hierro.
Pero no estaba hecha para cruzar cemento,
tu coraza como cristal de algas
se derrumbó en el peso de las ruedas.
Tortuga, ¿qué buscabas,
tan lejos de tu orilla?
Estabas más allá de toda tu esperanza.
¿Qué mensaje valía esta muerte en el polvo?


No hay comentarios: