lunes, 23 de julio de 2018

A veces me pregunto
cómo es tu corazón,
qué forma tiene,
su color y tu ritmo,
su voz, más allá de tu hueso,
más allá de tu carne
llamando en el espacio
monótono y veraz
como una llama,
igual de dolorido.
Así ha de ser, yo lo imagino
en esta eternidad de la distancia.

No sé nada de ti, solo tu olvido.


Publicar un comentario