lunes, 23 de junio de 2014

La belleza, pasajera y liviana,
nos carcome el deseo
de tocar lo inasible.
Buscamos en el día
la salvedad del dios que difumina
la niebla con el paso.

Estamos indolentes
ante la decadencia
del árbol y del hombre.
Ya no duele el Otoño.

Queremos caminar por la vera del río,
mirando inocentes las canoas.
Añoramos un  tiempo que nunca sucedió.



No hay comentarios:

La casa es grande y blanca, y fría sin tu voz. A veces me parece que estas y que te escucho detrás de las paredes o encerrado en el bañ...